miércoles, 21 de octubre de 2009

Pasiónes

Si la pasión, si la locura no pasaran alguna vez por las almas… ¿Qué valdría la vida?

Las pasiones son como los vientos, que son necesarios para dar movimiento a todo, aunque a menudo sean causa de huracanes.

El amor es el poder iniciador de la vida; la pasión posibilita su permanencia.

Las grandes pasiones son enfermedades incurables. Lo que podría curarlas las haría verdaderamente peligrosas.

Renunciar a mi pasión es como desgarrar con mis uñas una parte viva de mi corazón.

Un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que sólo le falta abrir la boca para caer en ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario