martes, 25 de enero de 2011

Romanticismo puro

Uno aprende a amar, no cuando encuentre a la persona perfecta, sino cuando aprenda a creer en la perfección de una persona imperfecta.

El amor auténtico, el amor ideal, el amor del alma, es el que sólo desea la felicidad de la persona amada sin exigirle en pago nuestra propia felicidad.

Romántica, tierna y dulce, romántica con poemas en tus palabras, tierna con un mundo en tu mirada. Dulce en mil sueños de tu dulzura eres romántica, tierna y dulce y por eso te amo.

El verdadero amor no se conoce por lo que exige, sino por lo que ofrece.

Mis ojos lloran por verte, mis brazos por abrazarte, mis labios por darte un beso y mi corazón por amarte...

No hay comentarios:

Publicar un comentario